29 de febrero de 2012

Coliflor, dátiles y olivas {Ventanas verdes}


 El primer día de abrir el blog, fui invitada a participar en un reto con un grupo de amigas a las que todos conocéis, hoy es el día en el que teníamos que publicar un plato cocinado, donde la coliflor fuera el ingrediente principal. Después de más de 100 comentarios, entre todas, llegamos a la conclusión que nos llamaríamos "Ventanas verdes", Hoy os queremos presentar el grupo y toda una declaración de intenciones escrita por Lucía, que nos describe a todas y cada una de nosotras:
 "Ventanas Verdes" es un grupo formado por seis blogueras variopintas, que por riguroso orden alfabético responden al nombre de: Ana, Glória, Heva, Kako, Lucía y Luisa.

Nos une el deseo de promover una alimentación saludable, basada en el producto sostenible. Creemos que existe una cocina, sana, sabrosa, agradable y divertida más allá del producto industrial y procesado que cada vez está más presente en la cocina actual.

Creemos que la buena cocina no es solo la ortodoxa que sigue recetas clásicas al pie de la letra.

Que lo que se come en casa forma parte del bagaje cultural de cada cual. 

Que el activismo culinario existe. Cuando elegimos comprar un producto y no comprar otro, estamos votando, eligiendo el camino por el que queremos que vaya el mundo y el tipo de producción que apoyamos.
Creemos que se pueden cumplir estas premisas respetando la idiosincrasia y la manera de hacer de cada cuál en su cocina. Las nuestras son todas diferentes y nos enorgullecemos de ello.Nuestros experimentos no tienen fecha fija, ni temática definida más allá de lo reseñado, nos sobran las ganas y las ideas, pero a veces los que nos falta es el tiempo.
Aún así, esperamos que os asoméis a nuestras Ventanas Verdes.
Nos une el deseo de promover una alimentación saludable, basada en el producto sostenible. Creemos que existe una cocina, sana, sabrosa, agradable y divertida más allá del producto industrial y procesado que cada vez está más presente en la cocina actual.
Creemos que la buena cocina no es solo la ortodoxa que sigue recetas clásicas al pie de la letra.
Que lo que se come en casa forma parte del bagaje cultural de cada cual. 
Que el activismo culinario existe. Cuando elegimos comprar un producto y no comprar otro, estamos votando, eligiendo el camino por el que queremos que vaya el mundo y el tipo de producción que apoyamos.
Creemos que se pueden cumplir estas premisas respetando la idiosincrasia y la manera de hacer de cada cuál en su cocina. Las nuestras son todas diferentes y nos enorgullecemos de ello.Nuestros experimentos no tienen fecha fija, ni temática definida más allá de lo reseñado, nos sobran las ganas y las ideas, pero a veces los que nos falta es el tiempo.
Aún así, esperamos que os asoméis a nuestras Ventanas Verdes.


Coliflor con dátiles y olivas



Ingredientes para 2 personas (*ecológico)

1/2 coliflor pequeña*
10 dátiles al natural *(depende del tamaño)
10 olivas
Aceite de oliva
Sal

Cortamos la coliflor en ramitas y la lavamos bien, acortaros que si es ecológica, habrá que lavarla a conciencia, porque es posible que contenga habitantes dentro de su entramado. La dejamos escurrir y la cortamos en láminas. Reservamos.
Quitamos los huesos a los dátiles, separando las mitades, si resultan muy grandes, los partiremos en trocitos mas pequeños. Los ecológicos son de un tamaño apropiado para este plato, pero lo normales, pueden alcanzar tamaños como el de un huevo.
Las aceitunas las ponemos en un mortero y las machacamos, hasta que se abran y podamos quitarles el hueso.
Untamos la plancha con aceite. Una vez caliente, disponemos los ramilletes de coliflor, y les echamos sal por encima, a los 5 minutos, mas o menos, les damos la vuelta y echamos los dátiles y las olivas, otros 5 minutos mas. Pasado este tiempo, mezclamos , las olivas, los dátiles y la coliflor, para que se mezclen entre ellos. Servir inmediatamente.


**Las olivas o aceitunas, como prefiráis llamarlas, pueden ser de cualquier tipo, eso si, por favor no uséis de bolsa sin hueso de las más baratas, usar unas buenas olivas. En este caso yo emplee unas verdes amargas, no se me el nombre de la variedad. Pero la próxima vez usaré algo mas neutro en sabores. Como una Campo Real. Acordaros de machacarlas con el mortero, es importante. Se machacan para que el sabor y el aroma del fruto impregne nuestro plato y luego nuestro paladar, pensar por un momento en como se prensa la oliva, para poder disfrutar de nuestro oro líquido.
***Esta receta está inspirada en una que vi la foto y un titular que decía algo así "Como no volver a comer la insípida coliflor cocida" El blog era de habla inglesa y no se cual es, porque ha sido en este transcurso de tiempo que no he estado con vosotros. Si alguno conoce el sitio del que hablo, me gustaría que me dijera para poderlo poner. Por cierto, la coliflor ecológica, no es insípida, eso si el aroma azufre que deja también es bastante importante.
  

27 de febrero de 2012

Lentejas con setas


No puedo pedirle más al fin de semana, bueno si,  un poquito de tiempo con mi chico, pero todo no puede ser y si yo trabajo el sábado el lo hace el domingo.

El sábado fue un día de esos que cargas pilas para toda la semana. Desde el mediodía hasta las dos de la tarde, en pleno centro de Madrid, una preboda con unos novios encantadores. Después estuve comiendo con mi hermana y mi gran amiga Heva.

Ya hace casi un año que Luisa, Heva y yo, nos encontramos en Atocha, creo recordar que fue el 3 de Marzo,  por lo del 3 del 3 las 3. Estuvimos con esa canción unos días, correo va y correo viene. Esta vez no ha podido ser con Luisa, como ya sabéis esta muy liada con su curso de fotografía y los de la Thermomix, pero seguro que pronto nos volveremos a ver. Heva estaba en Madrid porque... bueno si queréis saberlo pasar por su blog, el caso que después de casi un año sin vernos, decidimos no dejar pasar la oportunidad. Estuvimos comiendo en un pequeño restaurante en la calle Marqués de Santa Ana, 34  llamado “Vegetariano”, un local pequeño, acogedor y tranquilo. Después  nos fuimos a tomar un café y te, respectivamente, la verdad es que estuvimos mas de tres horas sin para de hablar, pero se hizo corto, muy corto, ya estoy deseando volver a verla, espero que no tardemos tanto.

Hoy quería rescatar estas lentejas de El día más dulce, este espacio quiero que sea mi diario personal, e iré publicando algunas recetas que hoy siguen siendo platos importantes en mi dieta. Las lentejas, como todas las legumbres, están presentes en mi mesa casi a diario, y esta es una de las maneras que más me gusta en esta época del año. Para las que no las conocierais, espero que os gusten.  Feliz semana.



Ingredientes (*ecológico)


250 gr de lentejas pardina* (aproximadamente)
50 gr de setas*
1/2 calabacín*
1 zanahoria*
1 cebolla*
1 diente de ajo*
Jengibre en polvo
Canela
Curry
Sal
Pimienta
Perejil


Ponemos en remojo las lentejas la noche anterior. Las escurrimos, lavamos y  miramos  cuidadosamente por si encontráramos alguna piedrecita.

Echamos en la olla donde las vamos a cocinar, un poquito de aceite para pochar la cebolla picada. La salamos para que sude y suelte todo el jugo. Añadimos el diente de ajo pelado, la zanahoria y el calabacín picados en daditos. Sin dejar que estos últimos se ablanden demasiado. Echamos las setas picadas y las lentejas, mezclamos todo para que se impregnen las lentejas del aceite, y cubrimos de agua. Cocemos a fuego lento 1 hora y media, mas o menos, todo dependerá de la dureza del agua y del tipo de lenteja.

Es entonces cuando echamos una pizca de sal, pimienta, curry, canela y jengibre. Y digo una pizca, porque son sabores muy intensos,  por lo que si nos excedemos pueden estropear un delicioso guiso. Cada cierto tiempo removemos.

Cuando las lentejas hayan espesado, es decir haya ligado la salsa, rectificaremos en especias y  las retiramos del fuego. Las dejamos reposar el tiempo que podamos, los guisos deben asentarse para que los sabores y aromas de todos sus ingredientes puedan mezclarse.

A mi me gusta picar unas setas y hacerlas a la plancha con un poquito de perejil picado, para luego echarlas por encima. También están muy ricas con unos piñones tostados


22 de febrero de 2012

Winter colors - Coleslaw


Al final estos días ha salido el sol. Reconozco que me gusta el frío, aunque con el tiempo me voy dando cuenta, que lo que necesito hibernar, como hacen los osos, lirones y otras especies. Es una época, para acercarse a la chimenea, tomar calditos calientes, y reuniones familiares. Pero cuando salen los primeros rayos de sol, salgo como los lagartos a disfrutar del calor sobre mis mejillas, del azul del cielo y del los olores que se despiertan cuando el hielo empieza a resquebrajarse.

La temperatura sigue siendo baja aunque el sol la disimule. La comida apetece caliente y reconfortante. El frío hace que nos olvidemos de las ensaladas y en necesario que incorporemos los vegetales crudos ya es una de las mayores fuentes de nutrientes que tenemos a nuestro alcance. En estos días he estoy dando salida a las últimas coles de huerto, pero esta receta queda guardada para el próximo invierno, porque es una verdadera exquisitez, espero que os guste.

17 de febrero de 2012

Feliz fin de semana



Hace unos meses, después de dejar a la pequeña en la guardería, todas las mañanas me daba un paseo por el campo, daba igual que hiciera frío, lloviera o nevaba (bueno si diluviaba, me quedaba con las ganas), era mi momento.  Me cuesta mucho meditar, aunque estoy intentándolo y se que lo conseguiré. Dejar mi mente vacía, en calma, no es fácil para mi. Sin embargo cuando paseo por el campo, me hace sentir  en conexión con algo superior, con algo grande, llamarlo como queráis, eso no importa.

Para los que me conocéis, sabéis que crecí en un pueblo del Sur Madrid. Cuando cambiamos la ciudad por el campo, hubo gente que se echo las manos a la cabeza, pensando en lo "incomunicada" que iba a estar. Sin embargo fue entonces cuando me di cuenta de la necesidad que tengo, de este contacto con la tierra. Se que todo el mundo no la tiene. Hay personas que prefieren pasear por la gran ciudad, todos los días y mirar escaparates, sin embargo a mi me agota. No puedo decir que no vaya a Madrid, la adoro, no pasa una temporada sin que vaya al menos una vez a deleitarme con su belleza. Pero prefiero mi paseo por el monte a diario.

Tengo ganas de que deje de hacer tanto frío. Y así poder disfrutar del paseo con mi pequeña, que ahora me acompaña. Tardo toda la mañana, pero es maravilloso ver como tiene todos los sentidos despiertos. En este largo fin de semana que se nos acerca, saldremos a ver a los caballos, pero no mucho más lejos. Tenemos planes para hacer juntos en casa, y yo tengo muchas cositas pendientes por ver, leer y hacer, os dejo con parte de mi lista:

Siempre estoy pensando que hacer con legumbres y este fin de semana les ha tocado a las lentejas rojas
 http://leplaisirdesmets.over-blog.com/article-veloute-aux-legumes-et-lentilles-corail-98642466.html

Me encantan sus ilustraciones y su estilo  http://www.yvettevanboven.com/

Cuando tenga un ratito para mi, veré una de las revista digitales mas bonitas http://issuu.com/paperrunway/docs/paperrunwayissue4

Que bien me vendrían estos guantes, a  ver si este fin de semana saco el hueco para empezar, aunque empezaré con algo más fácil http://www.purlbee.com/colorblock-hand-warmers/2011/10/9/whits-knits-colorblock-hand-warmers.html

Os dejo con una de las canciones que escuchaba mientras escribía. Hasta la semana que viene. Buen fin de semana a tod@s.


10 de febrero de 2012

Comfort food {con amor}


Después de un día agotador, lleno de imprevistos, llegas a casa y no tienes nada preparado. Es entonces cuando saqueamos la nevera, cocemos un poco de pasta acompañándola de tomate frito envasado o mucho peor, cogemos un sobre de todo en uno, un poco de agua, y listo.

¿Realmente saboreamos la comida o solo llenamos el estómago? Sinceramente creo que aplacamos el stress con el gesto compulsivo de introducir comida en nuestra boca. Desde que nacemos nuestra madre calma nuestro llanto con comida o con el chupete, pero lo que realmente nos calma es sentirla cerca, sentir su calor y amor.

No dudo que en esos momento tengamos un hambre voraz, sin embargo en mi caso, en muchas ocasiones, es un modo de apaciguarme, de calmar mi ansiedad por la situación, incluso de “aburrimiento”, ingiriendo por lo general alimentos poco saludables.

Si tan solo por un instante, menos de un minuto, nos detuviéramos a pensar en que es lo que necesitamos o lo que nos apetece realmente, seguramente optaríamos por una deliciosa naranja, o una suculenta ensalada llena de color. Pero no nos permitimos ese tiempo, nunca hay tiempo. ¿Os dais cuenta de lo poco que nos queremos?

Deberíamos hacer, del comer y de alimentarnos, una celebración. Cocinar con amor, saborear cada ingrediente como parte de un ritual único en el día. ¿Qué puede haber más maravilloso? Sin embargo optamos por comer mientras conducimos o vemos la televisión, como un acto automático, como el que pone el móvil a cargar.

Los alimentos reconfortantes son un acto de amor en si mismos. Qué me decís de ese plato especial de la infancia, o el que sólo nuestra abuela sabe hacer, y que por muchas veces que lo intentemos nunca nos saldrá igual. Ése es el que hubiera necesitado esta semana, el olor que me hubiera gustado que impregnara toda la casa, y las sobras que me hubiera gustado tener en mi nevera.

Os animo, a cocinar, incluso el tentempié para la oficina o la merienda, conscientes, con amor hacia quien lo va a recibir. Y si somos nosotros mismos, mejor. ¿Cuánto hace que no te regalas nada? ¿Qué hay más hermoso que amar y ser amado? A mi me gusta tener cremas y sopas preparadas, para llegar y calentar, sobre todo en esta época, todavía tengo alguna calabaza del huerto y esta semana me he alimentado a base de esta reconfortante crema. Pero, ¿sabéis cuál es mi alimento más amoroso? La infusión que me prepara G. por la noche, y que me tomo a su lado. Cuando la preparo yo , no sabe igual. ¿Cuál es vuestro plato amoroso?

6 de febrero de 2012

Kuzu


Kuzu, ¿qué eso?

Hace unos meses una amiga me dijo que se había hecho una infusión con apple cider y kuzu. Fue la primera vez que me fijé ese nombre, y empecé a investigar. Hoy en día lo uso en mis infusiones, como espesante o para dar un toque más sano a los guisos.

1 de febrero de 2012

Naturalmente amigos


Hace ya unos meses, decidí cerrar un blog que me hacía tener muy buenos momentos. Sin embargo el tiempo del que disponía me hacía sentirme un poco angustiada por no poder corresponder a todos los que me seguían. Esto no quiere decir que ahora tenga más tiempo, quizás sea al contrario.

Sin embargo, en estos tiempos tan extraños que corren, me encuentro con la necesidad de hacer un cuaderno de bitácora, sobre mis inquietudes, mi manera de concebir la vida, mi mundo culinario (que estos meses a dado un giro inesperado), en definitiva en compartir. 

Todos aquellos que tenéis un blog o Facebook sabéis que lo que solemos hacer es coleccionar seguidores, y yo lo que quiero son  AMIGOS, personas afines, que sientan buena vibración al entrar al sitio a pesar de los kilómetros que nos puedan separar, quiero que este sea nuestro espacio para conectar. 


Espero poder contar con vosotros en esta nueva andadura. Un millón de besos.



Anne




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...