7 de mayo de 2012

Estimulando los sentidos {Aula mágica}


Preparando una ensalada otoño 2011

Esta entrada participa en el 1º Edición del Carnaval de Nutrición, bajo el lema Enseñar a comer, enseñar a crecer.

La globalización, el marketing, la situación económica...todo juega un papel importnate en la alimentación de nuestro hijos, pero sin duda el pilar de esta alimentación es su educación. Cómo pudimos comprobar en el artículo de Lucía, tenemos una ardua tarea por delante, padres, abuelos, tíos, educadores, medios de  comunicación, y un largo etcétera. Desde mi punto de vista uno de los pilares más importantes es la familia.


Cuando salimos a comer con niños, lo primero que barajamos es un “restaurante” donde sirvan comida fácil de comer y donde al mismo tiempo ellos tengan una diversión, de este modo tener una sobremesa tranquila. Si en ese momento nos detuviéramos a pensar qué es lo que vamos a comer, quizás nos diéramos media vuelta y nos fuéramos a otro restaurante, donde la comida sea de verdad, y cocinada con mimo, incluso con distracciones para los niños gratuitas. Nos debemos dar cuenta que este tipo de comportamientos, quedan grabados como parte de su conocimiento y su acercamiento al mundo exterior. Cuando sea joven y disponga de su dinero, seguramente quede con los amigos para merendar en estos lugares donde lo que no suele haber desde luego es alimento.

Otro error muy común es premiar a nuestros hijos con comidas esporádicas fuera de casa , dulces vacíos de nutrientes o snack llenos de colorantes y calorías vacías, por poner un ejemplo. Pensamos que es un acto inofensivo, sin embargo empiezan a vincular una recompensa con estos alimentos basura, enseñando al niño a identificar los alimentos como un nutriente emocional, no con un nutriente biológico que es como debería de ser. Esto a la larga puede acarrear muchos desordenes alimenticios de todo tipo.

Mientras preparaba el  quiche de verduras, ellos jugaban con la masa.
Desde mi modo de entender la educación de mis hijos, la única manera que se me ocurre, es compartir mi afición por la cocina y la comida sana, con ellos. Samuel tiene 8 años y es un niño al que la repostería no le gusta, sin embargo le gusta comer e intento inculcarle buenos hábitos. Ariadna es pequeña todavía, pero ya empieza a definir sus gustos, tiende al dulce asi que come muchísima fruta. Siempre les hablo de las virtudes de los alimentos y del mal que les hacen otros. Y funciona, los niños son personas muy conscientes del bien y del mal y no entienden porque nos hacemos daño con nuestros actos. No se trata de obsesionarse, pero si de que sean conscientes de que es más sano una manzana para merendar que otras alternativas.

Los niños cocinan conmigo, Samuel menos porque está más ocupado, sin embargo la pequeña, está todos los días conmigo trasteando, cada plato presentado en este blog tiene su pequeña contribución. Es cierto que en ocasiones prefiere irse a su habitación a hacer su crema de calabacín para sus “bebes”, pero son las menos.

Otro factor importante en educar a comer es compartir la mesa. Repartir la comida sosegadamente, dejar que sean ellos los que se sirvan, experimenten nuevos sabores, y sobre todo que vean que lo que comemos nosotros los adultos es coherente con lo que intentamos transmitirles. De este modo ellos probaran los alimentos sin prejuicios. Además de contribuir con el desarrollo de las habilidades sociales, emocionales e interpersonales de nuestros hijos, compartimos un ratito con ellos. Que más se puede pedir.


No he elegido una receta al uso para ilustrar este artículo. Mi elección es una ensalada variada, imprescindible en cualquier comida importante del día. Una ensalada que comamos todos, echa con mucho amor y sobre todo pasándonoslo fenomenal.





Me gustaría saber vuestra opinión al respecto, es un tema muy interesante y nos concierne a muchos.


***********************


Este mes de Mayo, las Ventanas Verdes se unen al Carnaval de Nutrición, como grupo comprometido con una alimentación saludable y sostenible. Consideramos que la educación es un pilar básico para crear la sociedad que queremos.

Así que os invito el próximo jueves día 10 a que no os perdáis la  aportación de AJONJOLI.

En su entrada sabréis que Ventana será la próxima en abrirse y que nos va a enseñar si nos asomamos.



32 comentarios:

Álter alma dijo...

Me parece fantástico lo que hacés con tus hijos, dejando que éstos participen en la elaboración de las comidas, acostumbrándolos a comer cosas sanas y nutritivas.
Lamentablemente no creo que sea una conducta muy imitada en la mayoría de los hogares con chicos chicos.

Un saludo.

Heva dijo...

Ya sabes que la alimentación sana es una de mis premisas a la hora de ponerme a cocinar, pero no lo tengo muy facil con ellos por eso son mis ayudantes de cocina, como los tuyos, la curiosidad en la mayoria de los casos consigue más que mis palabras :)
Y ahora, me los comería, están guapisimos!!!

Angeles dijo...

Es el mejor regalo que le puedes hacer a tus hijos, enseñarles a comer bien, a nutrirse y no es tan fácil, sobre todo a partir de cierta edad.
Aunque tengo la impresión de que la sociedad empieza a estar más concienciada, la obesidad infantil y la gran cantidad de desordenes alimentarios a partir de una adolescencia cada vez más temprana nos dan las pistas para saber que no lo estamos haciendo muy bien.
Un beso

Núria dijo...

Pues que quieres que te diga que estoy totalmente de acuerdo contigo.....mira yo no tengo hijos, pero mi pareja si y al principio me volvía loca a la hora de la comida.....yo estoy totalmente contigo, pero me encontraba que para empezar comían con la TV en marcha....me costo pero comemos sin tele......las comidas es otro cantar, están acostumbrados a ...por ejemplo, la sopa de sobre, el tomate de lata...y claro les hacia una salsa de tomate casera y no la querían.....y mil cosas mas...te tengo que decir que yo no bajo del burro y veo que hay cosas que les empiezan a gustar......es una lucha, que seguro muchas mamas la pasn pero sobretodo paciencia y no doblegarse.....en eso me ayudo Maite....a darme consejitos para yo poder ir saliendo del paso....por eso estos artículos que hacéis me parecen estupendos......ayudan mucho....besitos

Chelo.-Cogollos de Agua dijo...

Ana que niños tan guapos!, el post genial.
Un beso

María Alonso dijo...

Me parece genial esta entrada. Yo cuido bastante lo que comen los peques, les doy de todo y variado, cuando sean mayores ya elegirán lo que más les gusta. Tengo suerte porque encima comen de todo. Debo ser de las pocas personas que no va esa famosa cadena, cuando yo era pequeña/joven no iba y de mayor menos, creo que en 10 años que tiene Iyán habremos ido 10 veces, y creo que exagero....A nosotros nos gusta la comida de verdad y cuanto más casera mejor. Para mí es muy importante que mis hijos coman mis bizcochos, mis magdalenas, mi pan......yo tengo recuerdos de mi infancia de cosas caseras y ellos tienen que tenerlo también....Es increible como proliferan las comidas preparadas, asoman timidamente y cuando vuelves al super en un mes o dos, ves que están totalmente instaladas e incluso ampliadas las variedades, en fin.....Yo también les explico cosas de todo lo que comemos, de lo que es mejor y de lo que no, de lo que necesitan para crecer....y también....de la "maravillosa publicidad" que hay hoy en día para "engañar" a los niños, se que eso no se les va a olvidar nunca, jaja...Es una tarea difícil pero....¡merece la pena!....Un besazo

Chez Silvia dijo...

La buena alimentación en casa siempre ha sido algo que he con los años he ido cuidando, mis hijos ya adolescentes comen de casi todo, otros alimentos han sido aceptados con el tiempo y madurez y algunos parece ser que no van a ser aceptados. Los fines de semana ahora con los estudios nos ponemos toda la familia con la comida y ahora empiezan hacer solos sus primeras recetas. No me puedo quejar de como comen incluso saben valorar lo aprendido en casa cuando están fuera de ella. Tu post de hoy puede ayudar a muchas familias, excelente trabajo. Feliz semana:)

Milena dijo...

Te leo y todo lo que dices me parece evidente, pero es verdad que hace falta conciencia y tu labor es fundamental en este sentido.
No es tarea fácil luchar contra las campañas de publicidad que pretenden vender un pseudo-paraíso, pero no por ello hay que darse por vencido.
Es muy importante la concienciación desde pequeños y como tú dices, funciona. También es importante compartir la mesa, charlar con los hijos desde pequeños y no dejarse llevar por la apatía que a larga provocan los medios de comunicación -que por cierto, deberían llamarse medios de incomunicación. Toda esta labor gratifica inmensamente.
Ana, me encanta este blog, disfruto con cada post y me gustaría que llegase a cada rincón del planeta ;) Un abrazo inmenso

Rosaleda (Maria Begoña) dijo...

No puedo decir más que estoy totalmente de acuerdo contigo.
Yo tengo la suerte de que mi Julia es buena comedora, fruta, pescado, verduras, legumbres, lo que peor lleva es la carne....... Unos meses en el comedor escolar, donde no se como mal, por cierto, la han estropeado un poco y ahora se mueve un poco por capricho, pero poco a poco la recuperaremos.

Tienes un o niños maravillosos.

Besos y buena semana.

Lucia M.A. dijo...

Muy bonito Ana! Espero que sirvas de ejemplo entre tanta teoría! enhorabuena.

Iratxe dijo...

¡FANTÁSTICO ANA, MUY BUENO!, si es que la cocina es lugar de encuentro, de disfrute, de entretenimiento, de aprendizaje. Yo disfruto mucho con mis hijos en la cocina, ellos son mis ayudantes, mis mejores críticos, mi mejor parte. Me encanta que me digan que me quieren ayudar, que quieren cocinar. Porque cocinar es crear, porque comer alimenta todos los sentidos, alegra la vida.
Un besote guapa.

Inés dijo...

Ana, nosotros también somos de comer de todo, de lo bueno y por supuesto de lo no tan bueno. Pero me llena de orgullo que un día estando solos Adrià y yo (Marc estaba de colonias y mi marido de viaje) le pregunté que quería cenar (presuponiendo pizza, sanwich, francfurt ...) y me dijo que sopa y pescado, así que supongo que no lo estaré haciendo mal del todo, jajaja.

De todas maneras estas entradas que nos regalas hace que te pares un ratito a reflexionar y pensar en que podemos mejorar.

Besitos.

I.

Coses de Llàbiro dijo...

Me encanta esta entrada! Yo también espero que les sirva de ejemplo para cuando sean mayores, me encanta que entren en la cocina y, como a vosotros, nos encanta comer todos juntos.
¿Qué tal la fiesta?:)))))
Besos.

luisa dijo...

Me importa mucho la buena alimentación y creo que la base esta en desde pequeños hacerlos participes de los preparativos. Es un buen lugar donde ellos pueden aprender, están los dos para comérselos. Bss mi niña.

Encontrar la Felicidad en Pequeños Detalles dijo...

Un post fantastico Ana!!!! Tambien soy de la opinion que la cocina es un aula magica... Lo habre dicho un monton de veces en el blog: en la cocina se trabajan un monton de ejes transversales de la educacion (en cuanto a asignaturas se refiere), se trabaja el conocimiento del medio, las matematicas, la fisica, la quimica, la tecnologia, las lenguas al leer las recetas... Y, para mi, lo mas importante, se trabajan asignaturas "de la vida": lo bueno, lo malo, lo peor, lo sano...
Mis tres hijos entran en la cocina. Ju, la mayor, lo hace con mas frecuencia que los mellizos. De hecho, cada mes publico una receta suya. Le encanta!!! Y los mellizos, pues cada vez me piden mas subirse al marmol para ayudarme... jajajaja... Lo hacen a su manera y yo estoy feliz!!!
Espero no ser una neurotica con la comida, pero mis hijos comen muy sano y, a poder ser, los ingredientes principales ecologicos. Nada de cocina preparada... todo se hace en casa!!! Estoy muy orgullosa de la educacion nutricional que estan recibiendo, y lo mejor es que ellos toman mi preocupacion y dedicacion en su alimentacion como un gesto de amor (que es lo que es).
Vaya rollazo que te he metido!!! Pero es un tema eje de mi dia a dia...Por cierto, cuando comemos fuera (siempre nos amoldamos a lo que se organiza, pero si organizamos nosotros, solemos ir de Km0), mi hija NUNCA pide el menu infantil: dice que los macarrones de su madre son los mejores y que los fritos no son sanos!!! jajajajaja
Un besote y mil gracias por hacerme sentir mas normal ^__^
Sònia

Núria (CocinArte) dijo...

Me encanta!!! Como siempre tan importante lo que dices. Tus pequeños me han encantado, ay esa cocinerita apunta maneras.. seguro que pronto nos deleitara con unos dulces muy sanos, y ese peque... mejor aún que no le gusten los dulces!!
Que tal la fiesta de la cumpleañera??

Besos

Neus dijo...

Que guapos que son tus niños!!!

Mira a los mios desde pequeños, mi madre por ser quién les daba de comer al mediodia y nosotros desde casa, siempre los hemos educado en que se puede comer todo pero en su justa medida (bueno a mi me ha costado más por que no soy un buen ejemplo jajajaja). Nunca les he prohibido comerse una gominola o algo que les haya llamado la atención,sabiendo que no es lo más sano que se puedan estar comiendo. Por que su alimentación es muy variada. Además tengo la suerte, que siempre han preferido para sus desayunos y meriendas un bocadillo o fruta. Tienen sus preferencias delante de verduras y pescados, pero lo importante es que coman y lo mejor es que cuando van algun sitio, a casa de alguién o de viaje se adaptan a lo que hay.

La educación desde pequeños es primordial, para que el día de mañana sepan lo que deben comer, como y cuando. Y te aseguro que cuando son grandes y ves como ellos mismos deciden y saben lo que les va bien y lo que no y se decantan por cosas más saludables... da satisfacción. Y alguna vez ya te he comentado que ellos mismos cuando me ven comer chocolate y me he puesto mala, me dicen ayyyy si es que no aprendes, que no se puede abusar de las cosas mama!!!

Cenas relajadas, sin televisión y los cuatro juntos son importantisimo en casa.

Un besote

Mayte dijo...

La educación alimenticia es una de las más olvidadas, crearles a los niños conciencia sobre lo que su cuerpo necesita realmente, creo que es una labor muy importante, los pequeños son "esponjas" que fltran maravillosamente todo lo que les rodea, me encanta tu espacio y la forma en que abordas de una forma -nunca mejor dicho-natural y cercana. Tus peques son para no dejar de sonreir, están hermosos...esa sonrisa con el plato de ensalada son para comerselos! ;)

Un beso y buena semana preciosa.

Yolanda dijo...

Ana, totalmente de acuerdo con el post. Yo no tengo niños pero en mi casa siempre he aprendido a comer de todo. Creo que una de las bases más importante es comer variado y casero.
Tengo una anécdota: un día cuando era pequeña salimos a comer fuera. Los espaguetis son una de los alimentos preferidos de los niños, no? Pues eso pedimos mi hermano y yo. Lo malo es que dejamos el plato sin tocar... Era la primera vez que probábamos la salsa de tomate de bote!! En mi casa siempre se ha hecho casera; y claro, no hay comparación....
Si tengo hijos espero educarles y a enseñarles el gusto por los alimentos caseros porque como lo casero.... no hay nada!!

La Casita Turquesa dijo...

Que ayudante más linda tienes. Un día tengo que pasarte mi ensalada favorita y me dices que te parece. Si utilizáramos más el sentido común, otro gallo cantaría...

Un beso Ana

Elena - delicious stories dijo...

Qué lindos tus niños, Ana! Están pa'comérselos ;-)
Estoy de acuerdo contigo, es importante educar a los nenes en la buena alimentación desde pequeños. Yo intento cocinar todo lo que pueda en casa para que aprendan a apreciar la buena comida y de vez en cuando hacemos cosas juntos. Ahora el problema fundamental son las verduras crudas, tipo ensaladas, pues se niega a probarlas y no sé cómo hacer, pues el obligarlos no funciona ;-)
Un beso grande, guapa!

Naira dijo...

Es estupendo que metas a los peques en la cocina...dsd mi punto de vista es necesario y fundamental para que adquieran buenos hábitos. Genial entrada;)

heidi dijo...

Me ha encantado éste post. Yo aunque no soy Mamá, me uno a al `llamado´a invitar a los Padres a educar y nutrir a sus hijos con alimentos sanos y de preferencia hechos en casa. Aunque mi marido es Chef Pastelero y yo Chef de Cocina, para nosotros la alimentación orgánica, nutritiva y baja en azúcar es nuestra dieta diaria y sólamente comemos `postres´en ocasiones especiales y cuando ésto sucede tendemos a comer productos `premium´en calidad y manufactura. El día que seamos Padres pondremos aún más atención a lo que comemos para enseñar a nuestros hijos con el ejemplo.

Felicidades por crear conciencia en la Red y por enseñar a tus hijos que comer sano es amor. besos

Kako dijo...

Me encantó tu enfoque sobre el tema, muy bien explicado.
Quisiera recalcar que el tema de compartir la mesa me parece bastante importante. Veo muchas veces que los niños comen frente al televisor sin siquiera darse cuenta de toda la cantidad de tonteras que comen, tengo un vecino que es una verdadera hormona de tanta porquería que tiene a su alcance, una lástima, pero pasa y muy a menudo.
Que lindos tus hijos!
Un beso.

Marisa de Andres dijo...

Totalmente de acuerdo! Si no llega a ser por la atención que puso mi madre en la alimentación de mis hermanos y mía dudo que hoy en día tuviese una dieta variada y siempre dispuesta a probar nuevas cosas. Como en todo, los primeros años de la infancia son críticos para desarrollar cualquier habilidad, y el saber comer variado y sano es sin duda una habilidad!
Un beso

Trini Altea dijo...

Que bueno.....a los niños le viene genial.

jantonio dijo...

A los míos les encanta entrar en la cocina, sobre todo al pequeño. Creo que la mayoría de bizcochos y magdalenas que he publicado las he hecho con él.
Hay que implicarlos en el proceso así van conociendo los productos y es más fácil que acepten el resultado final que llega a la mesa.
Encantado de conocer tu blog, un saludo.

Teresa dijo...

Un post muy bueno Ana, me ha encantado de principio a fin, tus hijos son maravillosos, me los como por favor!!! Como siempre digo, educación, educación y educación, no hay más, hay que empezar desde que nacen, educando en todos los sentidos, lo que está bien y lo que no también hay que extenderlo a la alimentación, es fundamental que sepan distinguir lo bueno y lo malo al igual que en otros campos de su vida!!! La comida casera, sana y ordenada es la mayor herencia que podemos dejarles!!!
Besitos mi reina!!!

Donibaneko Buscando Umami dijo...

Me encanta el post... Solo espero que recuerden este ejemplo cuando sean mayores, Yo disfruto cocinando con mis sobrinos, veo que a ellos les encanta, lo toman como un juego, me gusta que entren sin miedo en la cocina y tengan curiosidad por todo lo que ven y ganas de tocar y probar.

Besos.

lamohino dijo...

Bonita, tus palabras estan llenas de un mensaje muy bueno, lleno de amor y de una buenísima manera de entender la vida. Y haces muy bien en responsabilizarte como madre en ello, y que tu vida sea el mejor ejemplo para tus hijos. Una opción sería no cuestionarse nada, solo lo que dicen que debes cuestionarte, usar la comida como un medio de aprendizaje, con premio o castigo para tu hijo, sin darle el importante valor que tiene la comida en nuestra vida, llevarles a restaurantes de comida llena de todo menos de nutrientes. Esa opción se dice que es la fácil, pero yo no creo que sea fácil o díficil, porque creo que para tí tambien es fácil optar por otro modo de inculcar a tus hijos la vida sana, creo que es cuestión de ir más allá de lo ya sabido, que te empuje a responsabilizarte y cuestionarte sobre cuál es la mejor opción. Hay muchas opciones, y no todas son estas o aquellas, pero sí hacer algo en lo que tú te sientas conforme y que esa decisión haya sido tomada por tí, y dejando paso a la evolución de tu idea, y la aportación de todos los implicados.
Tus niños tienen suerte, tu cuerpo tiene suerte de tenerte, y tu corazón no digamos ;)

Fantástico.
Muak

lamohino dijo...

Por cierto, me ha hecho una ilusión barbara conocer a tus niños ;) Se les nota bien felices aprendiendo con su mami. Muak

Gourmenderies dijo...

Dices que quieres saber nuestra opinión. Pues yo creo que vas por buen camino. Que en realidad somos bastantes los que nos preocupamos por lo que comemos, que no tenemos sacada del todo la venda de los ojos (cuando vamos a restarurantes, cuando compramos productos no locales, cuando compramos huevos de gallinas maltractadas, y una lista infinita) y que no deberiamos aflojar cuando llegamos cansados a casa.
Creo que la conciliación familiar deberia ser un derecho y no lujo, para poder educar a nuestros hijos a la salida del cole con todas las demas cosas. Que los padres deberian participar más activamente con la escuela, y el resto de la familia.. Que en el momento en que vivimos, en el que tenemos más de todo, es más dificil estar bien. Y que al fin y al cabo todo es tan simple de hacer que no se porque no lo terminamos de hacer bien... Y te confieso que a veces pienso que la mayoria de productos del super deberian tener un impuesto como el del tabaco! Es que se nos ha ido al garete la sociedad del bienestar (para muchos, para los ricos no!) y no cumplo con mis responsabilidades al comer mal y exigir una sanidad gratuita. Paremos y pensemos: somos lo que comemos. Y por desgracia a menudo no sabemos ni que comemos: porque hay por ahi algunas lechuguitas y tomatitos que parecen de plastico! Hace años que no como fresones... Con lo que a mi me gustaban de pequeña! Hemos de dar un paso hacia atras para seguir adelante y replantearse la vida de forma diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...